Alzheimer, entender mejor la enfermedad

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad irreversible y progresiva del cerebro que destruye lentamente la memoria, el pensamiento, el lenguaje y con el tiempo, incluso la capacidad de llevar a cabo las tareas más simples. En la mayoría de las personas afectadas, los síntomas aparecen por primera vez después de los 60 años de edad. La formación de placas amiloides y los ovillos neurofibrilares en el cerebro son dos de las principales características de la enfermedad.

Actualmente alrededor de 46,8 millones de personas en todo el mundo sufren Alzheimer y otras demencias según el Informe Mundial sobre el Alzheimer 2015.

Una de las primeras funciones que se ve afectada en las personas que desarrollan Alzhéimer es el sistema léxico y las categorías semánticas, sobre todo las referidas a seres vivos, que se pierden antes que las de seres no vivos (herramientas, vehículos, ropa, etc.). Los problemas olfativos también pueden servir como un indicador temprano de la enfermedad de Alzheimer.

El tratamiento de la enfermedad de Alzheimer se sustenta fundamentalmente en dos pilares complementarios: el tratamiento no farmacológico y el tratamiento farmacológico.

• Tratamiento no farmacológico:
Dentro del tratamiento no farmacológico la estimulación cognitiva es fundamental en las fases iniciales. Consiste en la realización de una serie de actividades que buscarán el mantenimiento de las funciones cognitivas afectas por la enfermedad. Busca potenciar la reserva de la persona. Se pueden llevar con grupos reducidos o de manera individual.
• Otras terapias incluyen la musicoterapia, la terapia con expresiones artísticas o con animales. Todas ellas buscan potenciar o suplir algunos aspectos deficitarios del paciente con otros recursos cognitivos o emocionales.

• Tratamiento farmacológico:
Disponemos en la actualidad de tratamientos específicos para la enfermedad, y otros tratamientos para síntomas que incidirían en algunos aspectos que pueden presentar los pacientes de manera puntual.

¿Cómo se puede prevenir el Alzheimer?
Actualmente conocemos que algunas actividades pueden ser útiles en la prevención de la enfermedad de Alzheimer. Fundamentalmente el ejercicio físico moderado al menos tres veces al día, estar cognitivamente activo (nuestros talleres de memoria) y una dieta rica ácidos grasos omega 3 vitaminas. Por otro lado, debemos controlar los factores de riesgo vascular como la tensión arterial, el colesterol y la glucemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies