TDAH en la Infancia

 

Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad  (TDAH)  y Cerebro en la Infancia.

El TDAH tiene una base neurobiológica asociada con disfunciones cerebrales tanto estructurales como neurofuncionales y en muchos casos también existe un componente genético.

 

Las principales partes del cerebro implicadas en el TDAH son:

El cuerpo calloso: que sirve de comunicación entre los dos hemisferios cerebrales, para asegurar un trabajo conjunto y complementario. En el cerebro, las diferentes zonas, se complementan y trabajan de forma conjunta.

Los Ganglios basales: están implicados en el control de los impulsos y coordinan o filtran la información que llega de otras regiones del cerebro e inhiben las respuestas automáticas.

Corteza Cingular anterior: Se encarga de la gestión afectiva y del manejo de las emociones.

La corteza prefrontal: Encargada de la función ejecutiva como planificar acciones, iniciarlas, darse cuenta de los errores y corregirlos, evitar distracciones por estímulos irrelevantes, ser flexible si las circunstancias cambian.

La corteza prefrontal: Encargada de la función ejecutiva como planificar acciones, iniciarlas, darse cuenta de los errores y corregirlos, evitar distracciones por estímulos irrelevantes y ser flexibles si las circunstancias cambian.

La parte más afectada en el TDAH es la corteza prefrontal que es donde se realizan las funciones ejecutivas. En nuestra vida diaria necesitamos las funciones ejecutivas para desenvolvernos en nuestro entorno y conseguir nuestros objetivos.

Son fundamentales por ejemplo cuando planificamos el día al levantarnos por la mañana, pensando qué tenemos que hacer, en qué orden, cuánto tiempo nos costará hacer cada una de las cosas e ir de un sitio a otro, e incluso si tenemos que modificar el plan sobre la marcha en caso de que haya algún imprevisto o necesitemos realizar alguna nueva tarea con la que no contábamos.

Las funciones ejecutivas se encargan de la Memoria de trabajo, que es la capacidad de almacenamiento temporal de información y su procesamiento.  También se encargan de la planificación: como desarrollar planes de acción para generar los objetivos más adecuados anticipando sus consecuencias.

Del Razonamiento: cómo resolver los problemas estableciendo relaciones casuales entre ellos. La Flexibilidad: habilidad que nos permite realizar cambios en algo que ya estaba previamente planeado, adaptándonos así a las circunstancias de nuestro entorno.

La Inhibición: capacidad de ignorar los impulsos o la información irrelevante tanto interna como externa cuando estamos realizando una tarea. Así mismo, influye en la toma de decisiones: que es el proceso de realizar una elección entre varias alternativas en función de nuestras necesidades, sopesando los resultados y las consecuencias de todas las opciones. Estimación temporal: capacidad de calcular de manera aproximada el paso del tiempo y la duración de un suceso o actividad. Ejecución dual: capacidad de realizar dos tareas,  de diferente tipo, al mismo tiempo prestando atención a ambas de manera constante. Branching (multitarea): capacidad de organizar y realizar tareas óptimamente de manera simultánea, intercalándolas y sabiendo en qué punto están cada una en cada momento.

Es decir, este tipo de funciones están relacionadas con la coordinación y reorganización flexible de la atención (input sensorial), pensamiento (memoria y procesamiento) e intención (input conductual), lo que permite la selección continua  de conductas adaptativas.

Las neuronas son las encargadas de establecer nuevas conexiones, múltiples durante la infancia, cuando el niño realiza un aprendizaje significativo, es decir, que adquiere y transforma sus circuitos neuronales y se adapta a los nuevos entornos de aprendizaje, producto de su plasticidad cerebral.

Los neurotransmisores que se encuentran en el espacio que hay entre cada neurona y al conectarse con los extremos de cada una de ellas se produce la sinapsis. En ese espacio (sináptico) se transportan los mensajes entre cada neurona y cuando los neurotransmisores no lo hacen bien, porque no están disponibles o no existen, las respuestas de la persona son equivocadas, lentas o bien exageradas, justamente lo que pasa en el caso del TDAH.

Los principales neurotransmisores que están relacionados con el TDAH son: la dopamina, y la norepinefrina o noradrenalina, que participan llevando y trayendo información de la zona prefrontal a las demás zonas del cerebro y viceversa, favoreciendo las adecuadas respuestas cognitivas y el control de impulsos de la persona.

La Dopamina está Relacionada con la actividad motora, la memoria, la atención y la resolución de problemas.  Suministra refuerzo para motivar a una persona a hacer actividades. Una persona con TDAH tiene menos nivel de dopamina.

La dopamina Tiene que ver con el placer, la motivación, la recompensa, funcionamiento cognitivo y regulación de la conducta.

La  Norepirefrina o Noradrenalina.  Afecta a partes del cerebro donde se controlan la atención, la excitación y las acciones de respuesta. Una persona con TDAH tiene menos noradrenalina que el resto, tiene problemas de neutralización de la adrenalina, está en constante estado de estrés.

En Resumen el  TDAH produce problemas en los circuitos reguladores que comunican dos zonas cerebrales: córtex prefrontal y ganglios basales.

Estas áreas se comunican a través de la dopamina y la noradrenalina.  Al tener una liberación deficitaria de estos neurotransmisores y un alto nivel de recaptación de las mismas, se altera la neurotransmisión, afectando a la atención, el estado de alerta, la memoria de trabajo y el control ejecutivo.

Cómo resultado: un niño con TDAH a nivel cognitivo presenta una capacidad normal, como cualquier otro niño, pero a nivel ejecutivo los resultados son significativamente peores.

El niño ni atiende, ni obedece, ni cumple los castigos porque no es capaz de procesar a tiempo esa información  como debería.

La corteza prefrontal del Cerebro de un niño con TDAH no se activa en los milisegundos necesarios cuando se le da una orden y no puede pensar en las consecuencias.

Julia Galán Psicóloga Aendyd Infanto-Juvenil

 

Eq_aendyd

Asociación de enfermedades neurodegenerativas y dependientes.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies